News Archives

Noticias abril 2007: boletín #1

 


Noticias abril 2007: boletín #1

NOTICIAS NACIONALES

Este verano se ofrece otra vez el curso de estudio básico
Estudian impacto de decisiones judiciales
Ileana Rosas recibe premio
Artículos sobre las obras de Wesley disponibles en el Internet
Se empieza construcción de un campo de juegos para niños

ESPECIAL LATINOAMÉRICA

Metodistas latinoamericanos: separados pero conectados
El metodismo tiene historia en Latinoamérica y el Caribe
Metodistas latinoamericanos y caribeños comparten ideas
Latinoamericanos cuentan historias de fe


 
NOTICIAS NACIONALES

Este verano se ofrece otra vez el curso de estudio básico

EVANSTON, Illi (UMNS) ─El Seminario Teológico Evangélico Garrett ofrece todos los veranos el Curso de Estudio Básico.

La Escuela del Curso de Estudio es un programa de la Junta General de Educación Superior y Ministerio (GBHEM por sus siglas en inglés) de la Iglesia Metodista Unida. El Curso busca impartir educación teológica a pastores y pastoras locales licenciados que han decidido no seguir un programa de Maestría en Divinidad.

Garrett-Evangelical ofrece también un curso introductorio que está abierto tanto para las personas que necesiten la licencia para ministerio pastoral, como para las personas laicas que quieran recibir más preparación en las distintas áreas de ministerio de la iglesia.

Las personas que necesitan la licencia para el ministerio pastoral deben de ser endosados por su Superintendente de Distrito y la Junta de Ministerio Ordenado de su conferencia. El Curso Introductorio ofrece la materia requerida para el nombramiento inicial de pastor o pastora local. Las personas que reciben esta licencia se comprometen a hacer los cinco años del Curso de Estudio.

Las personas laicas que quieran venir al curso introductorio y al Primer año con el propósito de desarrollar o ampliar sus conocimientos y habilidades para el ministerio laico en la iglesia local deben de ser endosadas por el pastor o pastora de su iglesia y el Comité de Pastor/Parroquia.

Este verano, la Escuela del Curso de Estudio de Garrett-Evangelical se llevará a cabo del 15 hasta el 27 de Julio. Los cursos que se ofrecen son el Introductorio, el Primero, Segundo y Cuarto años.

También se ofrecerán dos cursos avanzados: Historia, Doctrina y Política de la Iglesia Metodista Unida;  Desarrollo de la congregación y evangelización.

La fecha límite para matricularse es Junio 1, 2007. Para más información sobre la matrícula y costo de clases y hospedaje, puede llamar a los teléfonos 1-800-736-1627; (847) 866-3929; (301) 254-4920, o escribir a esther.arbelo@garrett,edu.

Los requisitos de admisión para los cursos básicos (desde el segundo al quinto año) son los siguientes: ser candidato/a certificado para el ministerio ordenado de la Iglesia Metodista Unida; tener un diploma de educación secundaria (High School); haber cumplido los requisitos para ser pastor/a local en la IMU; y haber recibido el apoyo de la Junta de Ministerio Ordenado de su Conferencia Anual. Las personas laicas sólo necesitan el endoso de su iglesia local.

El requisito de admisión para los cursos avanzados es haber completado los cinco años o cursos básicos. Los Cursos Avanzados reciben crédito de maestría y complementan los estudios necesarios para los pastores y pastoras locales que siguen el proceso para la ordenación como presbítero(a) o diácono(a).

***

Estudian impacto de decisiones judiciales

 El Rdo. Edward Johnson
NASHVILLE, Tenn. (UMNS) ─En junio del año 2005, el Rdo. Edward Johnson fue puesto bajo licencia involuntaria sin derecho a sueldo por haberle negado membresía en su iglesia local a un homosexual declarado. Pero más adelante, el Concilio Judicial de la IMU reinstaló al pastor Johnson en su cargo, argumentando que el sistema metodista otorga a los pastores locales la discreción de decidir quién está calificado para ser miembro de la iglesia. Esto levantó en la denominación toda una discusión acerca de la autoridad del pastor de la iglesia local.

Según el Rdo. Jerome King Del Pino, director ejecutivo de la Junta de Educación Superior y Ministerio (BHEM por sus siglas en inglés), “la iglesia clama por claridad respecto a cómo entender y vivir su misión de modo que sea coherente y precisa para el mundo no creyente. La decisión judicial 1032 ha creado un momento definitorio en la vida del pueblo llamado metodista unido”. Según Del Pino, era necesario dialogar detenidamente acerca de las implicaciones pastorales, eclesiales y teológicas de la decisión.

Por esto, BHEM llevó a cabo una consulta, en febrero pasado, para estudiar la decisión que el Concilio Judicial tomó en relación al caso del Rdo. Johnson.
La consulta fue organizada por Hendrik Pieterse, director de investigaciones académicas y se realizó en el Centro de Aprendizaje de la Junta General de Discipulado.

 Obispo Timothy W. Whitaker
Entre los participantes estuvieron: los obispos Timothy W. Whitaker y Melvin G. Talbert. Además, los profesores William Abraham (Perkins School of Theology, Dallas), Leicester Longden (University of Dubuque Theological Seminary, Iowa), Rex D. Matthews (Candler School of Theology, Emory University, Atlanta) y Elaine Robinson (Brite Divinity School, Texas Christian University, Fort Worth).

También estuvieron presentes Cheryl Jefferson Bell (superintendente de la Conferencia Anual Kansas Oeste), Rda. Sandra Cabrera (Dallas), Rdo. Mark Horst (Stillwater, Minn.), Rdo. Martin D. McLee (Boston) y Rda. Melissa Meyers (Sheridan, Ill). También participó personal de GBHEM.

Según Pietersen, la consulta no fue un plebiscito para votar sobre si la homosexualidad es buena o mala, sino que el fin que se perseguía fue “ofrecer espacio para reflexionar cuidadosamente sobre un grupo de tema teológicos levantados por la decisión del Concilio [Judicial], la cual puede tener considerables implicaciones en cuanto a cómo los metodistas unidos entendemos el significado de la membresía [en la iglesia], la naturaleza de la iglesia y la integridad del liderazgo nombrado”.

Según, el Rdo. Robert Kohler, de GBHEM, el artículo IV de Constitución de la IMU habla de que la iglesia es inclusiva, lo cual “toma precedencia sobre cualquier otra cosa que uno ve en la Disciplina en relación a la autoridad del pastor, la responsabilidad, el obispo o cualquier otra cosa”.

 

Obispo Melvin G. Talbert

Además, Kohler reconoció que existen ideas en conflicto acerca de la membresía en la iglesia. Una perspectiva recibe a la persona en la comunidad de fe, sólo si se arrepienten de sus pecados, son afirmados por la comunión y prometen crecer en la fe. La otra perspectiva recibe a cada persona en la comunión con la esperanza de que esa persona con el tiempo aprenda lo que es ser un persona cristiana.

Según el Rdo. Martin McLee, las congregaciones africano-americanas tienen una perspectiva distinta en base a la cultura negra. Durante el culto, la invitación declara que las puertas de la iglesia están abiertas. Todo el que busque redención a través de la guía del Espíritu Santo puede pasar adelante, recibir la diestra de comunión con el pastor y entrar en la comunidad después de haber hechos votos de membresía. McLee afirmó que la decisión del Concilio Judicial le roba a la gente del potencial de ser comunidad.

La Rda. Elaine Robinson afirmó que la IMU difiere de otras denominaciones porque “no tiene normas eclesiásticas claras”. En otras tradiciones, “el código canónico es equivalente a la autoridad de la Biblia”. Además, el Libro de Disciplina tiene criterios contradictorios sobre la membresía. “No tenemos una clara línea de autoridad jerárquica como la tienen otras tradiciones, lo cual es una debilidad y una fortaleza al mismo tiempo.

La Rda. Cheryl Jefferson Bell afirmó que la membresía significa pertenecer a un cuerpo. “Es el lugar donde la gente viene a dar su vida a Cristo y experimentar el verdadero amor de Dios”. Bell afirmó que la idea de un pastor negándole la membresía a una persona “me asusta” y dicha negación es un “pecado”. El criterio escritural es creer con el corazón y confesarlo con la boca.

El Rdo. William Abraham dijo que la decisión del concilio sugiere “una visión de la santidad que es rechazada por una minoría apasionada dentro de la iglesia total”. Y añadió que “la santidad deja fuera la práctica de la homosexualidad”, lo cual cambia el debate sobre si la persona está lista para ser miembro, sobre la autoridad del pastor o la del obispo.

Por su parte, la Rda. Pamela Lightsey preguntó si la inclusividad significa “recibir a toda la gente o recibir toda conducta”. La práctica de la homosexualidad “nos llama la atención a un problema más amplio. ¿Cuál es el papel de la autoridad de la Biblia en la manera en que informa y conforma la forma en que actuamos en la iglesia?”.

Según Lightsey, la decisión del Rdo. Johnson de impedir que un homosexual fuera recibido como miembro se basó en un entendimiento de la Biblia y del uso de la Biblia en conjunción con nuestro código canónico. Esta decisión “no fue arbitraria, caprichosa y mal intencionada”, dijo. Por tanto, a menos que se examine el papel y el uso de la autoridad de la Biblia, “de seguro que nos encontraremos acudiendo a la ‘lista’ de pecados para determinar si una persona está lista para ser miembro”.

El Rdo. Gregory Stover expresó que la autoridad del pastor para usar su juicio responsablemente, al determinar si alguien está preparado para ser miembro, “tiene un papel crítico en la labor pastoral de proveer de guía y consejo espiritual”. Sin la oportunidad de discernir, la iglesia local será dirigida por las intenciones de la persona que desea ser miembro, abriendo las puertas a la posibilidad de comprometer la integridad de la membresía y el pacto de la iglesia.

Pero según McLee, darle al pastor solamente el poder de discernir es problemático, porque anula la sociedad entre laicado y clero. “La IMU es una iglesia de laicos. Nosotros los del clero somos itinerantes”, dijo McLee. “Los pastores van y vienen. Los laicos sostienen la iglesia”.

El Rdo. Leicester Longden afirmó que los metodistas unidos a menudo creemos que somos “un movimiento de reformadores, profetas y evangelistas, más que una institución eclesiástica con sus cánones sobre doctrina, que hemos acordado, con liturgia, sacramentos, forma de gobierno, membresía, etc.”.

La decisión del concilio fuerza a la iglesia a encarar su confusión, recobrar su carácter eclesiástico de lo que es la membresía en la iglesia y “reformar nuestros hábitos diluidos de cómo recibimos a los miembros”, dijo Longden. Esta reforma requiere confrontar “el acomodo a la cultura y el miedo a ser censurado”.

Longden argumenta que la Disciplina contiene ofensas con las cuales se puede imputar a un laico en la iglesia y la provisión de juicio. Aunque no se usen, su inclusión indica que violar esas restricciones podría traerle a la persona el ser borrada del libro de miembros. La membresía, dice, “jamás ha sido un fin en sí mismo o una meta a la que se llega, sino que siempre ha sido vista como la participación en la jornada del discipulado en camino hacia la santidad”.

Hendrick Pieterse, de GBHEM, espera que esta consulta haya estimulado a todos los metodistas unidos del mundo a entablar un diálogo teológico similar. Para más información, visite www.gbhem.org/asp/resourceLibrary.asp.

Noticias relacionadas:
Asociación de escuelas responde al Concilio Judicial
Se pide al Concilio Judicial que reconsidere decisión
Concilio Judicial declina reconsiderar dos de sus decisiones
Comentario sobre el veredicto del Concilio Judicial
Comunicados emitidos por el Concilio de Obispos
Comisión de Comunicaciones confirma apertura de la iglesia
Dos miembros del Concilio Judicial expresan su opinión

Church court rulings provide flashpoint for different groups
Judicial Council: Conferences may disagree with rulings
Briefs crystallize debate points over Judicial Council decisions
Church court reinstates pastor who denied membership to gay man
Two Judicial Council members add opinions to decision
United Methodist bishops affirm church membership open to all

Recursos:
Judicial Council Decisions
Structure & Organization: Governance
General Board of Higher Education and Ministry

***

Ileana Rosas recibe premio

 

 La Rda. Ileana Rosas

El United College Ministries anunció que otorgará a la Rda. Ileana Rosas el premio Emmett W. Cocke Jr. de Justicia Social.

La Rda. Ileana Rosas ha sido la fundadora de Grace Ministries y de la Iglesia Metodista Unida Gracia (Falls Church, Virginia) y actualmente sirve como directora tiempo parcial de los Ministerios Hispano-latinos de la Conferencia de Virginia. Para mayor información sobre la Rda. Rosas pulse aquí.

El premio mencionado lleva el nombre de un pastor metodista unido quien fue un gran líder ecuménico y denominacional en la búsqueda de la justicia social y el ministerio universitario. El premio será presentado a la Rda. Rosas durante una cena, el domingo 15 de abril, a las 6:00pm, en la Primera Iglesia Cristiana de Falls Church.

***

Artículos sobre las obras de Wesley disponibles en el Internet

FORT WORTH, Tex. (UMNS) ─Los artículos sobre Obras de Wesley (2001) de la consulta de Bristol están ahora disponibles por medio del Internet. Esto es posible gracias a la generosidad del Dr. Mark Wethington de la Fundación para la Herencia Wesleyana.

Existen algunos problemas de formato y pedimos a los usuarios que comuniquen al Dr. Daniel Flores los problemas que encuentren escribiendo a SociedadWesleyana@yahoo.com.

Para mayor información, visite http://www.wesleyheritagefoundation.org/feature_article.html

***

Se empieza construcción de un campo de juegos para niños

FORTH WORTH, Tex. (UMNS) ─El pasado 25 de febrero, el Dr. Daniel Flores dirigió una procesión de gente cantando. La procesión salió de la IMU La Trinidad hacia el lado este de la propiedad.

Allí la Rda. Thelma Flores tomó una pala y dio vuelta un pedazo de tierra, mientras que la congregación oraba y cantaba.

Con esta ceremonia se dio comienza a una nueva etapa de una congregación que tiene ya 93 años de vida. Ahora se edificará un campo de juegos para alcanzar a los niños y jóvenes de la comunidad.

La hermana Alvina Dávila generó la idea como hace un año atrás. Muchos niños vienen a la Escuela Bíblica de Vacaciones, pero no hay un lugar apropiado para la recreación. Entonces le prometió a los niños que se construiría un campo de juegos donde pudiesen jugar en forma segura. La congregación tomó el desafío con ganas.

Se inició una competencia para decidir el nombre del campo de juegos, ganando el título de Cielito Lindo, que es muy adecuado para la población mexicana.

El director del proyecto, John Dávila, diseñó camisetas con el nombre Cielito Lindo que se venden a $10. Los fondos se destinan para le proyecto. Pero la mayoría de los fondos vienen de Texas Methodist Foundation, la IMU Grace (Conferencia Illinois Great Rivers), Amerigroup Community Outreach y amigos de la IMU La Trinidad UMC. Para mayor información, llame al (817) 624-3242 o escriba a trinidad_umc@yahoo.com.

***

ESPECIAL LATINOAMÉRICA

Metodistas latinoamericanos: separados pero conectados

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá (UMNS) ─En la década de 1960, después que los metodistas de Latinoamérica expresaron su deseo de tener más libertad para tomar sus propias decisiones, se formó un equipo de trabajo especial de la iglesia de los Estados Unidos que encontró una solución: autonomía.

 

Obispo Paulo Lockmann,
Brasil, afirma que los 
metodistas de Latinoamé
rica
pueden construir una forma
de ver a los Estados Unidos.
Foto UMNS por Larry Nelson.
 

De modo que, en la década de 1960 y 1970 las iglesias de la región se separaron formalmente de sus hermanos y hermanas de los Estados Unidos. Además, formaron alianzas entre ellas en 1969 con la creación del Consejo de Iglesias Evangélicas Metodistas de América Latina y el Caribe (CIEMAL).

Los días 1 al 4 de marzo se juntaron la Iglesia Metodista Unida y las iglesias metodistas de Latinoamérica y el Caribe para explorar la historia de estas acciones y considerar lo que significa ser autónomo pero conectado.

El evento fue auspiciado por un comité de estudio creado por la Conferencia General de la Iglesia Metodista Unida, el cuerpo legislativo de más alto nivel en la denominación, a fin de examinar las relaciones con los metodistas de Latinoamérica y el Caribe.

Se expresó la preocupación de que las relaciones se estaban debilitando. “Estamos muy separados de tantas formas”, dijo el Obispo Pablo Lockmann, de Brasil, quien es el presidente de CIEMAL.

CIEMAL ayudó a promover que la Conferencia General tomará la resolución de formar un comité de estudio, dijo Lockmann, haciendo notar que su organización se siente algo abandonada por la Iglesia Metodista Unida. “Hoy nuestra relación está mediada sólo por una o dos agencias de la Iglesia Metodista Unida”, añadió.

El camino a la autonomía

El proceso de autonomía para las iglesias latinoamericanas realmente empezó el año 1930, cuando México y Brasil adoptaron el status de iglesias autónomas afiliadas. Originalmente, las iglesias afiliadas estaban relacionadas con la obra misionera de la Iglesia Metodista de los Estados Unidos o la Iglesia Unida Evangélica de los Hermanos, mientras que las iglesias autónomas no afiliadas fueron empezadas por otros cuerpos metodistas.

 

 Obispo Aldo Etchegoyen

Al final, todas la iglesias de la región tomaron el camino de la autonomía, según una ponencia presentada por el Obispo Aldo Etchegoyen, de Argentina, director ejecutivo de CIEMAL. Estas iglesias habían sido parte de la Conferencia Central de América Latina de la Iglesia Metodista Unida. Pero aspiraban a una libertad que la estructura de la denominación estadounidense no permitía en aquellos tiempos. No se permitían las decisiones locales y regionales, ni una estructura burocrática más indígena y un sentido más pleno de identidad cultural y nacional.

Parecía que la autonomía era la única solución. “La imagen que se usaba para la autonomía era la del proceso por el cual una planta es sacada de la maceta y plantada en la tierra donde puede crecer con más fuerza”, dijo Etchegoyen.

Junto a México y Brasil, se unieron a CIEMAL Bolivia, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Cuba,  Panamá y Costa Rica. Más adelante, los metodistas relacionados a Inglaterra en el Caribe y las Américas se unieron a la organización, junto con Ecuador, Guatemala, Puerto Rico, Colombia, Paraguay y la República Dominicana. Iglesias que están emergiendo todavía son las de El Salvador, Nicaragua, Venezuela y Honduras.

Además, también se organizó en la región una Confederación de Sociedades Metodistas de Mujeres que tuvo su primer congreso el año 1942. Hoy la confederación aglutina a más de 30.000 mujeres.

Manteniendo el contacto
Durante la consulta, Etchegoyen afirmó que la conexión entre la IMU y las iglesias de la región nunca cesó. “La relación conexional siempre ha estado presente”, afirmó. “La autonomía pura no existe”. El contacto mediante el programa de ayuda misionera, la asistencia del Comité Metodista Unido de Auxilio y de Voluntarios en Misión, el intercambio de visitas y las varias consultas, “todo esto son formas de relación conexional… que tenemos que valorar y apreciar”, añadió.

Lockmann afirmó que los metodistas de Latinoamérica pueden ayudar a los metodistas unidos a trabajar con los hispanos de los Estados Unidos y pueden promover un mejor entendimiento de quiénes son los americanos del norte entre el pueblo latinoamericano. “Podemos construir una nueva visión acerca de los Estados Unidos por medio de la misión de la iglesia”, dijo.

Entrevistas en vídeo
Bishop Minerva Carcano: "…what it means to be connectional yet autonomous."
Bishop Juan Vera Mendez : "It was a slow, painful process." Además: En español
Bishop Juan Vera Mendez : "We hope the whole church will be involved." Además: En español

Artículos relacionados
Committee examines ties with Latin American/Caribbean Methodists

Recursos
CIEMAL
Board of Global Ministries

***

El metodismo tiene historia en Latinoamérica y el Caribe

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá (UMNS) ─La primera congregación metodista fundada fuera de Inglaterra e Irlanda se estableció en el Caribe y sus miembros eran esclavos. Nathaniel Gilbert, un abogado influenciado por John Wesley, llevó su testimonio a la isla de Antigua, donde nació la congregación en 1759.

Durante los dos siglos siguientes, el metodismo de los Estados Unidos, bajo la influencia del espíritu del “destino manifiesto”, expandió sus propias misiones en varias partes de Sur y Centro América.

Uno de los temas que se discutieron en la consulta del mes de marzo pasado fue la historia del metodismo en Latinoamérica y el Caribe. En esta consulta se juntaron representantes de la Iglesia Metodista Unida y las iglesias de Latinoamérica y el Caribe.

Robert Harman, ejecutivo jubilado de la Junta General de Ministerios Globales, presentó una cronología completa de los “planes de expansión” de la evangelización metodista, empezando con un llamado a realizar un estudio misionero de América del Sur en 1832.

Campo misionero difícil
Eventualmente se estableció la obra misionera durante la década de 1830, abarcando Brasil, Argentina y Uruguay. Esto fue llevado a cabo por las denominaciones que después formaron la Iglesia Metodista Unida, esto es, la Iglesia Metodista Episcopal (IME), la Iglesia Metodista Episcopal del Sur (IMES) y la Iglesia Evangélica Unida de los Hermanos (IEUH).

Pero los obstáculos, especialmente la cultura católico romana prevaleciente, hicieron de Latinoamérica un campo misionero difícil.

“Los misioneros dependían mucho del idioma inglés al ofrecer adoración y oportunidades de educación. Esto impidió que penetrasen con profundidad los valores indígenas”, escribe Harman. “Sus esfuerzos no dieron grandes resultados, sino que simplemente establecieron cierta presencia en los países a los que dedicaron su pasión y esfuerzo”.

La Conferencia General de 1892 de la Iglesia Metodista Episcopal llamó a establecer la Conferencia Suramericana, que cubrió los distritos de Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile y Perú (incluyendo a Bolivia). Cuatro años más tarde, casi la mitad de todos los miembros de la región (1.100) estaban localizados en la Argentina.

La misión empezó a concentrarse en Centro América después que Benito Juárez estableciera la República de México, el año 1857, con apoyo de los Estados Unidos. “Se recibió con gusto el que hubiese libertad religiosa de la autoridad dogmática de la Iglesia Católico Romana y los Protestantes del norte empezaron a concentrarse sus esfuerzos misioneros en México”, según Harman.

A principios de 1885, se organizó la Conferencia de México de la Iglesia Metodista Episcopal. Pero a pesar de que se aseguró que habría libertad religiosa, la Iglesia Católica prevalecía localmente. “Dado que había pocos lugares sin la presencia católica, el Protestantismo se tomaba como una fuerza proselitista dentro de la fe, lo cual reducía su poder de atracción”.

El año 1920, la Conferencia General Metodista Episcopal reorganizó las relaciones misioneras en América del Sur, Central y México para formar la Conferencia Central de Latinoamérica. Aquí se incluyó a Argentina, Uruguay, Bolivia, Chile, Ecuador, Perú, Panamá, Costa Rica y México. Las áreas episcopales estaban localizadas en la Ciudad de México en Buenos Aires.

El camino a la autonomía
El sendero hacia la autonomía empezó el año 1930, cuando Brasil (que era parte de la IMES) y México (que trabajaba con la IME y la IMES) se hicieron denominaciones autónomas.

En 1939, la IME, la IMES y la Iglesia Metodista Protestante se unieron para formar la Iglesia Metodista. En 1944 la Conferencia General estableció una comisión de la estructura del metodismo en el extranjero para administrar la misión mundial.

En las décadas que siguieron, los cambios políticos en Latinoamérica llevó a los metodistas a concluir que “la efectividad de su testimonio podría anularse a causa de su relación histórica y orgánica al metodismo [norte] americano”, dice Harman. Las iglesias también querían una estructura más pertinente a las culturas de sus propios países.

Durante la década de 1960, la comisión para el metodismo en el extranjero, conocida como COSMOS, se puso a pensar en cómo reparar o cambiar el sistema de conferencia central. Le pidió a la conferencia latinoamericana que considerara cuatro opciones: una estructura de conferencia central perfeccionada, autonomía para las iglesias individuales, una iglesia internacional con conferencias generales regionales y una conferencia  mundial de iglesias metodistas compuesta de iglesias regionales autónomas.

La comisión recomendó a la Conferencia General de 1968, la cual también llevó a cabo la unión de la Iglesias Metodista y la Iglesia Evangélica Unida de los Hermanos, que concediera la petición de autonomía, lo cual se llevó a cabo en 28 de los 54 países donde se había establecido la obra metodista.

Manteniendo los vínculos
El Obispo Sante Uberto Barbieri, de Buenos Aires, apoyó la idea de autonomía para Latinoamérica por medio de recomendar la formación de una conferencia mundial metodista que aglutine las regiones, “de modo que todas las iglesias involucradas pudiesen aprender unas de otras sobre una base de igualdad y…. pertenecer a una comunión más amplia en la búsqueda del objetivo final de llegar a ser una sola manada bajo el Buen Pastor”.

La recomendación de COSMOS daría autonomía regional a la iglesia de los Estados Unidos y crearía una nueva estructura mundial de conferencias e iglesias metodistas. Pero tal recomendación nunca se hizo realidad.

El recién formado CIEMAL proveyó de una vía para que sus iglesias siguieran colaborando con la IMU.

En 1976, la Iglesia Metodista Unida reconoció a la Iglesia Metodista del Caribe y de las Américas como una “iglesia en concordato”, concediéndole representación en los cuerpos legislativos más altos de la denominación. El mismo status se le dio a la Iglesia Metodista Británica.

Más adelante, en la Conferencia General de 1988, se estableció una nueva categoría llamada “iglesia en pacto”, lo cual involucra crecimiento espiritual mutuo, conciencia cultural y el compartir recursos e ideas para la misión. “La intención de crecimiento era atractiva, pero los resultados de entrar en esta nueva relación eran inciertos para las iglesias autónomas y afiliadas autónomas con vínculos históricos con la IMU”, escribe Harman.

En 1992, la Iglesia Metodista de Puerto Rico se hizo autónoma. En esa ocasión también se le concedió concordato, lo cual le garantiza plena participación y voto en la Conferencia General de la IMU.

En una entrevista, el Obispo puertorriqueño Juan Vera Méndez notó que, aunque lograr la autonomía fue una tarea difícil para muchas iglesias de Latinoamérica y el Caribe, la experiencia de su propia denominación fue distinta.

“Logramos la autonomía con un nuevo paradigma, un nuevo modelo de cooperación y de vínculos misionales que han sido una bendición para la Iglesia Metodista de Puerto Rico y, entiendo, para la Iglesia Metodista Unida”, afirmó.

Hoy los metodistas y los metodistas unidos tienen la oportunidad de examinar los temas de la autonomía y el conexionalismo desde una perspectiva diferente, “Los tiempos han cambiado. En le pasado se cometieron errrores”, dice Vera. “Con todo, la experiencia que tenemos en estas reuniones es refrescante. Es algo nuevo y nos impulsa a nuevas expectativas. Tenemos esperanza en un futuro mejor”.

Entrevistas de video
Bishop Minerva Carcano: "There's some woundedness."

Artículo relacionados
Roots of Latin American/Caribbean Methodism go deep

***

Metodistas latinoamericanos y caribeños comparten ideas

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá (UMNS) ─En la parte de El Salvador donde vive Gloria Maritza Landaverde, su pequeña comunidad experimenta más casos de malnutrición que en cualquier parte del mundo.

 

Obispa Nelly Ritchie, de Argentina,
comparte un texto bí
blico durante un
servicio. Foto UMNS por Larry Nelson.

Para responder a esa necesidad, la Iglesia Metodista Evangélica de El Salvador ha empezado un programa de nutrición infantil. La iglesia también opera dos centros médicos, un banco de alimentos y un centro de rehabilitación para drogadictos. También tiene un programa de alfabetización, talleres para mujeres y provee de voluntarios para el programa de vivienda de Habitat for Humanity.

“Este es un trabajo difícil pero no imposible”, dice Landaverde, líder laica de la iglesia de El Salvador.

Landaverde estuvo entre los participantes de la consulta llevada a cabo los días 1 al 4 de Marzo  para tratar el tema de la relación entre la Iglesia Metodista Unida y las iglesias metodistas independientes de Latinoamérica y el Caribe.

El año 2004, la Conferencia General de la IMU formó un comité de estudio para tratar el tema. De modo que, el comité organizó la consulta para considerar las relaciones que la IMU ha tenido en el pasado, así como sus relaciones en el presente y el futuro, con iglesias metodistas de la región.

Se hicieron presentes representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Republica Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay, Venezuela y partes del Caribe. Los representantes de Cuba no pudieron asistir por problemas de visa.

Junto con ellos se juntaron miembros del comité de estudio y representantes de varias agencias y comisiones metodistas unidas.

Los anfitriones locales fueron las Iglesias Metodistas del Caribe y las Américas y la Iglesia Evangélica Metodista del Panamá. Se estrecharon las relaciones durante los cultos de la mañana y la tarde, las conversaciones a las horas de comida y durante la fiesta donde hubo comida típica y bailes panameños.

Los metodistas unidos “necesitan escuchar las voces de Latinoamérica”, afirmó la Rda. Aída Fernández, quien es miembro del comité de estudio y ministra en Lawrence, Massachussets. Habló de la importancia de estudiar la historia de las relaciones en la región para después movernos hacia adelante centrándonos en la sanidad.

El comité de estudio presentará su informe en la Conferencia General del año 2008, que es el cuerpo legislativo supremo de la denominación. “Espero que no hayan promesas que no puedan cumplirse”, dijo Fernández a UMNS.

Proveyendo el contexto
La consulta se centró en una región con una historia misionera muy rica. Se incluyeron ponencias acerca de los vínculos denominacionales a través de la historia así como de contexto social y cultural. Todo esto llevó a discusiones acerca de lo que significa ser autónomo y también conectarse y colaborar.

 

Rda. Carmen Guad y el Rdo. Larry
Pickens leen la Escritura durante
un servicio. Foto UMNS
por Larry Nelson.

Uno de los gigantes del metodismo latinoamericano, el Obispo Aldo Etcheyogen de Argentina, preparó el ambiente al hablar de por qué se escogió la imagen del bosque como tema de la consulta.

Así como los árboles tienen raíces en la tierra del bosque, las iglesias tienen raíces en la tierra de los países donde existen. “Cada una de nuestras iglesias ha profundizado sus raíces en la realidad de sus países”, mientras que las ramas del bosque se entrelazan “para formar un cobertizo” de conexionalismo, explicó Etchegoyen, presidente de CIEMAL.

Los participantes dijeron que, aunque las iglesias de Latinoamérica y el Caribe han gozado de libertad para asumir responsabilidades y trabajar para su propio desarrollo “según las realidades que enfrentan”, también desean fortalecer la conexionalidad con sus hermanos y hermanas del norte.

Sin embargo, existe confusión sobre cómo relacionarse con la Iglesia Metodista Unida. Algunas iglesias de algunos países han desarrollado una buena relación con conferencias anuales individuales de los Estados Unidos, pero se necesita mejor comunicación con los metodistas unidos “a todo nivel”, añadieron.

Un paso importante
Para poder fortalecer los vínculos entre las partes se necesitan acciones de corto y largo plazo, afirmó el Rdo. Larry Pickens, miembro del comité y director de la Comisión Metodista Unida para la Unidad Cristiana e Intereses Interreligiosos. “La consulta ha sido un gran paso para ayudarnos a clarificar relaciones”, afirmó.

Los participantes expresaron entusiasmo en cuanto a planes para visitas mutuas, intercambios culturales y eclesiásticos, así como el intercambio de misioneros de ambas regiones.

La Obispa argentina Nellie Ritchie invitó a otros metodistas unidos a visitar su país “para contar historias acerca de su vida espiritual, su vida religiosa, su compromiso social”. Este tipo de contacto, dice Ritchie, es esencial para desarrollar conexiones reales entre los metodistas de las Américas. “La misión es misión sólo si le ponemos una cara a la misión”, añadió.

Artículo relacionado
Latin American bishops eye iniative on children’s issues

***

Latinoamericanos cuentan historias de fe

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá, (UMNS)— Cuando el Rdo. Juan Alberto Cardona, Obispo metodista de Colombia, fue secuestrado y detenido por corto tiempo por un grupo guerrillero de su país, él compartió una copia de El Aposento Alto con el jefe del grupo.

 

Obispo Juan Alberto Cardona,
Columbia, describe su iglesia en su
paí
s durante la consulta. Foto
UMNS por Larry Nelson.
  

Cuando el jefe de la guerrilla soltó a Cardona, le pidió más copias de la guía devocional metodista unida.

Cardona compartió esta historia con los participantes de la consulta llevada a cabo los días 1 al 4 de marzo por las Iglesias Metodistas de Latinoamérica y el Caribe junto con la Iglesia Metodista Unida. La consulta, que se realizó en la ciudad de Panamá, fue auspiciada por un comité que está estudiando las relaciones entre dichas iglesias.

Cardona es el primer obispo de una pequeña pero creciente iglesia que fuera organizada formalmente hace sólo 10 años, pero que ha recibido reconocimiento nacional por su inclusión de mujeres, jóvenes y varios grupos étnicos. La iglesia se ha ganado el respeto de tanto la guerrilla como de los paramilitares que están en guerra en Colombia.

“Todas nuestra congregaciones están en la zona de conflicto”, explica Cardona. “Podemos viajar en el corazón del conflicto y nosotros mismos no estamos en peligro”.

El peligro y amenaza a los derechos humanos han sido una preocupación constante en Latinoamérica durante las últimas décadas, según el Obispo Neptalí Aravena Bravo, de Chile, quien ha tratado de poner al día a los participantes de la consulta respecto al contexto social del continente.

Muchos países latinoamericanos han sufrido golpes militares “en el pasado reciente, cosas que todavía afectan a Latinoamérica”, afirma Aravena. Los militares siguen siendo una amenaza a las democracias débiles, mientras que las “mejoras” económicas a menudo significa que grandes industrias Norte Americanas trasladen sus factorías contaminantes al sur donde hay menos regulaciones.

“Somos países donde la trama social ha sido desecha”, dice Aravena. “Ahora no hay nadie que pueda representar a la gran mayoría de la población”.

Una gran población católico-romana
Aravena afirma que el metodismo no es valorado en una cultura dominada por la Iglesia Católico Romana. “No obstante, hemos estado creciendo en una manera sorprendente en Latinoamérica. Este crecimiento tiene muy preocupados a los católicos”, añade.

 

Obispo Neptalí Aravena Bravo, Chile,
afirma que los derechos humanos
han sido una preocupación constante
en
Latinoamérica. Foto UMNS por
Larry Nelson.

En Chile, por ejemplo, el 73 por ciento de la población se identifica como católica, pero sólo el 9 por ciento asiste regularmente a la misa dominical, según el obispo. El mismo Aravena ha sido elegido como el capellán protestante del nuevo gobierno chileno y está al mismo nivel que el capellán católico.

Con todo, los protestantes latinoamericanos no tienen el impacto suficiente en la sociedad, según Aravena, en parte porque no hablan con una sola voz unificada. Además, las denominaciones históricamente principales son “extremadamente pequeñas” comparadas con los crecientes movimientos pentecostales.

Brenda Armstrong, vicepresidenta de la Iglesia Metodista del Caribe y las Américas, dice que el Caribe tiene un “pueblo calidoscópico” con una historia de explotación y esclavitud.

“Las naciones europeas y los exploradores vieron al Caribe como un lugar al cual venir para llevarse cosas”, dice. Un legado de colonialismo existe hoy particularmente cuando la gente busca identidad y unidad.

Cultura estadounidense
El Obispo metodista unido Peter Weaver, al describir la actual cultura social de los Estados Unidos, hizo notar un individualismo y aislamiento creciente, al mismo tiempo que la cultura del país se importa alrededor del mundo.

“El movimiento misionero ayudó a la gente de los Estados Unidos a aprender que su mundo no es el único mundo”, afirmó. Pero hoy muchos no están experimentando estas conexiones globales.

Más aún, Weaver observa un nuevo hambre espiritual entre los americanos y apuntó a nuevas asociaciones que combinen riqueza y creatividad para terminar con la pobreza y para abordar otras necesidades sociales en el mundo.

Ask Now

This will not reach a local church, district or conference office. InfoServ* staff will answer your question, or direct it to someone who can provide information and/or resources.

First Name:*
Last Name:*
Email:*
ZIP/Postal Code:*
Question:*

*InfoServ ( about ) is a service of United Methodist Communications located in Nashville, Tennessee, USA. 1-800-251-8140

Not receiving a reply?
Your Spam Blocker might not recognize our email address. Add this address to your list of approved senders.

Would you like to ask any questions about this story?ASK US NOW


Contact Us

This will not reach a local church, district or conference office. InfoServ* staff will answer your question, or direct it to someone who can provide information and/or resources.

Phone
(optional)

*InfoServ ( about ) is a ministry of United Methodist Communications located in Nashville, Tennessee, USA. 1-800-251-8140

Not receiving a reply?
Your Spam Blocker might not recognize our email address. Add InfoServ@umcom.org to your list of approved senders.